Una vez nos llega la presbicia barajamos muchas opciones para poder darle solución al problema. Una de las gafas que mejor funcionan para la vista cansada son las gafas progresivas, ¿cómo funcionan estas lentes? ¿qué beneficios tienen?

Las lentes progresivas son la solución perfecta para corregir la presbicia o vista cansada, un defecto visual asociado a la edad. A partir de los 40-45 años empezamos a notar como nuestra visión de cerca empeora, y actividades tan sencillas como leer, empiezan a costarnos más. Las características de estas lentes permiten al présbita disfrutar de una visión natural y correcta a todas las distancias: de cerca, lejos y visión intermedia. En este artículo te explicaremos cómo funcionan las gafas progresivas y cuáles son sus beneficios.

 

¿Por qué escoger gafas progresivas para la presbicia?

Antes de las lentes progresivas, era habitual ver a la gente con gafas bifocales, aquellas con una línea perceptible que divide la lente en dos graduaciones diferentes para corregir los defectos refractivos de la visión de lejos y de cerca. Son lentes poco estéticas, por ello, las progresivas son la mejor opción para una visión más nítida y una mirada más juvenil. Pero las lentes progresivas no solo ofrecen una apariencia más juvenil que las bifocales, también proporcionan una visión, como bien adelanta su nombre, progresiva, sin saltos abruptos de una graduación a la otra, para una visión más cómoda y natural.

Las lentes monofocales son aquellas que tiene una única graduación. Los jóvenes présbitas suelen aguantar o utilizan monofocales con una pequeña ayuda de cerca en aquellos casos especiales donde la visión a corta distancia es imprescindible. Pero con el paso del tiempo, cuando la presbicia aumenta y afecta a las actividades diarias del usuario, las gafas se vuelven más necesarias. En estos casos, las gafas progresivas se convierten en la mejor opción, ya que el présbita puede llevar a cabo todas sus actividades de cerca sin problema y combinarla con su visión de lejos.

Las gafas progresivas no son exclusivas de la gente con dos problemas refractivos (miopía y presbicia). Si únicamente tienes dificultades para ver de cerca, también puedes usar progresivas graduando el campo asignado a la visión próxima y dejando el campo de visión lejana sin graduar.

La clave de estas lentes se encuentra en su diseño y fabricación, para ofrecer al usuario una lente totalmente adaptada a su visión y estilo de vida.

Con este tipo de lente, el Instituto Superior Ocular consigue adaptar las progresivas a tus necesidades específicas, consiguiendo unas gafas totalmente personalizadas para llevar a cabo cualquier actividad que necesite visión tanto de cerca como de lejos.

gafas progresivas

 

¿Cómo funcionan unas gafas progresivas?

A diferencia de las lentes bifocales que proporcionan dos poderes de lente, las progresivas son “multifocales”, ofrecen una progresión integrada de las diversas graduaciones de la lente para adaptarse a todas las distancias.

lentes progresivas

 

Para ello, en su visita a la óptica, el experto tomará las medidas necesarias para adaptar las lentes a la montura elegida, teniendo en cuenta todos los parámetros del usuario para una buena adaptación.

En ellas no existen líneas divisorias, puedes bajar la mirada para leer con claridad y subirla para ver a lo lejos sin sentir ninguna interrupción. Puedes estar trabajando en tu escritorio, mirar al ordenador que está en una posición intermedia y bajar la mirada para leer a través del campo de cerca de las gafas.

Si quieres saber más acerca de nuestras lentes de alta gama KODAK Lens, disponemos de una amplia red de ópticas acreditadas donde nuestros mejores especialistas estarán encantados de ofrecerte la mejor atención personalizada para que pronto puedas disfrutar de una visión más nítida gracias a tus nuevas gafas progresivas.