Las gafas progresivas pueden ser tu mejor aliado para reducir los riesgos en la carretera. A continuación, te explicamos sus beneficios y los tratamientos que pueden mejorar tu agudeza visual.

No cabe duda de que la vista es el sentido más importante para que nuestro cerebro tenga información crucial de su entorno y pueda así tomar decisiones apropiadas cuando estamos al volante. Cuando conducimos nos vemos en situaciones donde nuestros ojos tienen que hacer un sobresfuerzo para poder ver con mayor nitidez: calles poco iluminadas, visión reducida por culpa de la niebla, los destellos de luz… sin embargo, si utilizamos gafas adaptadas a la conducción podemos reducir los efectos de estas situaciones y conducir con mayor seguridad y tranquilidad.

Gafas progresivas para conducir

 

Precauciones para mejorar la seguridad al conducir

Las gafas pueden ayudarnos a mejorar las situaciones de riesgo en carretera; nos ayudan a ver mejor, evitan que nuestros ojos se esfuercen y además los protegen de la radiación. Sin embargo, estudios coinciden que muchos conductores singuen conduciendo con problemas de visión. Esto es una de las principales causas de accidentes en la carretera. Un problema que puede solucionarse con una simple visita al óptico.

Cuando superamos los 40 años, empiezan a surgir problemas de la visión relacionadas con la edad, como la presbicia o vista cansada. ¿Qué puedes hacer para mejorar la visión en la carretera?

  • Una vez superes los cuarenta años, los expertos recomiendan visitar al óptico y realizar un examen completo de la vista de forma anual. La presbicia o vista cansada, es un problema ocular relacionado con la edad, es decir, no puedes librarte de este problema ocular. Unas gafas progresivas son la mejor solución a este problema, además, pueden adaptarse perfectamente a tu estilo de vida y actividades diarias. Si tienes más problemas visuales durante la conducción, coméntaselo a tu óptico para que pueda ofrecerte la mejor solución y adaptar las gafas progresivas a tus defectos refractivos.

  • La diabetes también es un problema que puede afectar directamente a la visión, por este motivo es importante realizar exámenes de la vista anuales para evitar la pérdida de visión gradual.

  • Aunque nunca hayas tenido problemas de visión y creas que ves igual de bien que antes, recuerda los siguientes datos; más de dos millones de personas en España conducen con una mala visión y casi el 25% de los conductores reconoce no haber revisado la vista en los últimos 2 años. Son datos preocupantes cuando sabemos que la mayor parte de los accidentes en carretera se deben a la visión reducida del conductor. Una simple visita al óptico determinará la calidad de tu visión y mejorará tu seguridad en carretera.

 

Gafas progresivas para conducir

Una buena visión al volante depende de muchos factores. Lo ideal sería conducir sin reflejos ni destellos, pero a la vez lo más nítido posible y sin sombras, pero son muchas las situaciones en carretera que reducen nuestra agudeza visual.

Al llegar la presbicia o vista cansada, nuestra visión de cerca empeora, y si a ello le sumamos otro defecto refractivo como la miopía, no tenemos más remedio que buscar una solución cómoda y eficaz para ambos problemas. ¿Cómo pueden ayudar unas gafas progresivas?

Estudios han revelado que mientras conducimos miramos de frente una media del 97% de todo trayecto. Es una cifra muy elevada, pero ¿Hacia dónde miramos el resto del tiempo? Nuestros ojos, además estar atentos a los obstáculos que tenemos delante, tienen otras funcionalidades muy importantes como mirar los retrovisores y el salpicadero. Cuando eres joven no tienes este problema, pero cumplidos los cuarenta verás como la visión de cerca empeora, y actividades que antes no suponían ningún problema, con la presbicia se han convertido en tareas más complicadas de llevar a cabo.

Las gafas progresivas tienen la ventaja de ofrecerte una visión más nítida independientemente de la distancia. Sus lentes están divididas en tres campos: campo inferior para la visión de cerca, campo superior para la visión de lejos y el campo medio para la visión intermedia. La tecnología de las gafas progresivas de los últimos años ha evolucionado a grandes pasos para que sus usuarios puedan disfrutar de una visión más natural y más personalizada.

Las gafas progresivas son perfectas para la conducción porque se adaptan a tus necesidades visuales al volante y te darán la confianza y seguridad que necesitas. Te permiten ver a distancias largas y cambiar directamente a distancias cortas o intermedias sin ningún problema. Además, si tu día a día ocurre dentro de un coche, podemos ofrecerte las gafas que más se adapten a tus necesidades, para una cómoda conducción.

 

Gafas progresivas con protección adicional para conducir

Las lentes progresivas pueden ayudarte a mejorar la seguridad al volante ofreciéndote una visión más nítida a todas las distancias, pero existen otros factores en la carretera que pueden afectar a nuestra calidad de visión: los reflejos y los destellos. Superficies metalizadas o incluso suelos mojados pueden ser la fuente de destellos y reflejos. Las gafas progresivas no pueden protegerte de estas condiciones, a no ser que las lentes tengan tratamientos específicos:

  • Filtro polarizado: Los charcos o las superficies metalizadas como la de los coches pueden deslumbrarte mientras conduces, independientemente de la estación. En estos casos, las lentes polarizadas aportan una seguridad adicional eliminando el brillo del sol sobre el asfalto. De esta manera proporcionan al conductor mejor visión y comodidad. Con unas gafas progresivas polarizadas mejorarás tu enfoque visión en la carretera y verás con mayor contraste, como en “alta definición”. Además, con estas progresivas sentirás menor fatiga ocular a la vez que protegen tus ojos de la radiación solar.

  • Anti-reflejante: Muchas fuentes de luz pueden afectar la calidad de nuestra visión: farolas, luces de otros coches en la carretera, reflejos en la luna del coche… ¿cómo podemos protegernos de estos reflejos? A tus gafas progresivas también puedes añadirle un tratamiento anti-reflejante que te permitirá eliminar los reflejos de luz que dificultan la visión. En determinadas superficies estos reflejos pueden afectar a la visión más que en otras, ya sea por luz natural o artificial. Por este motivo, el tratamiento anti-reflejante no solo tiene ventajas estéticas, también aumenta la agudeza visual, ya que la vista se concentra en ver y no en evitar los reflejos.

 

Las gafas perfectas para conducir

Las monturas también son un factor importante a tener en cuenta para aumentar la seguridad en el coche. Cuanto más grande sea la montura, más campo de visión tendrás y menos movimientos de cabeza necesitarás realizar. También es importante que las gafas reposen correctamente sobre la nariz, sin que estas se deslicen hacia abajo. Para ello, el óptico podrá ajustar las monturas para fijarlas bien e impedir que se muevan.