Casi dos tercios de astronautas han tenido problemas de vista después de pasar un tiempo en la Estación Espacial Internacional. Experimentan visión borrosa, cambios en la forma del globo ocular e inflamación del nervio óptico. El síndrome se llama VIIP.

ojo astronauta
 Izquierda: globo ocular antes del viaje.   Derecha: ojo expuesto a la microgravedad por un periodo largo de tiempo
 

En un principio se pensó que la pérdida de visión se debía al incremento de fluido vascular en la parte superior del cuerpo al estar en contacto con la microgravedad.  Sin embargo, actualmente se sabe que hay otra causa: el líquido cefalorraquídeo. Se trata de un líquido no-vascular que circula por todo el sistema nervioso central.  En circunstancias normales, cuando hay gravedad, este líquido amortigua el cerebro y la médula espinal, distribuye nutrientes al sistema nervioso y elimina residuos del mismo.

Un estudio realizado por la Universidad de Miami, confirmó que los astronautas que realizaron estancias largas en la Estación Espacial Internacional tenían una mayor cantidad de líquido cefalorraquídeo en la cabeza.  El volumen de líquido alrededor de los nervios ópticos y las cavidades del cerebro hace que pierdan la visión.

Nuestro cuerpo está hecho para tolerar cambios de presión, como cuando pasamos de estar tumbados a estar sentados, pero todo cambia cuando no contamos con la gravedad de la Tierra y nuestro sistema se confunde porque, aunque cambiemos de posición, la presión no disminuye. Por ejemplo, cuando subimos a una montaña rusa y pasamos mucho tiempo de cabeza, después de un rato nuestro cuerpo volverá a una posición normal y los fluidos bajarán a los pies haciendo que nuestro cerebro pueda descansar. En el espacio nuestro cerebro nunca descansa porque la gravedad cero no permite llevar el líquido a los pies.

Hay que tener en cuenta que existe un porcentaje de astronautas que no padece el síndrome VIIP, lo que sugiere que podría haber una respuesta biológica. Clayton Anderson, astronauta retirado, no tuvo problemas de visión después de pasar cinco meses en la Estación Espacial Internacional y puede ser que su cuerpo cuente con una proteína que impide que este fenómeno ocurra.  Ahora la investigación se centra en encontrar cuáles son los factores de riesgo existentes e intentar buscar medidas que ayuden a mitigar el daño.

 

 

 Fuentes:

https://futurism.com/space-leaves-astronauts-partially-blind-and-we-may-finally-know-why/

http://press.rsna.org/timssnet/media/pressreleases/14_pr_target.cfm?ID=1915

https://www.npr.org/sections/health-shots/2017/03/04/518214299/doctor-launches-vision-quest-to-help-astronauts-eyeballs