Si alguna vez has utilizado gotas para los ojos, sabrás perfectamente lo complicado que resulta ponérselas, y es que la puntería en este ámbito no es nuestro punto más fuerte.

Las gotas sirven para tratar un gran número de condiciones oculares, como infecciones, alergias y el ojo seco. Existen aquellas que no necesitan prescripción médica como las lágrimas artificiales y otras que, por lo contrario, sí que la necesitan. Es el caso del colirio.

Para conseguir unos mejores resultados, tenemos que aplicarnos las gotas de la manera correcta. Ajeno a las veces que necesites aplicarlas a lo largo del día, existe una buena y una mala forma de hacerlo.

 

Los 10 pasos necesarios para aplicar gotas oculares

1. Lávate las manos con agua y jabón para evitar posibles infecciones en el ojo.

2. Si tienes lentes de contacto, retíralas, a menos que las gotas que vayas a utilizar sean especiales para humectar tus lentillas.

3. Es importarte cerciorarse de que la punta del aplicador no presente ningún daño y que evitemos tocarlo.

4. El siguiente paso es tumbarse boca arriba o simplemente inclinar la cabeza mirando el techo y centrar la vista en un punto.

5. Con cuidado y ayuda de uno o dos dedos, empujamos el párpado inferior hacia abajo, dejando un hueco entre el ojo y el propio párpado.

6. Con la otra mano, sujetamos la botella boca abajo. Para hacerlo más sencillo podemos apoyar la mano sobre nuestra frente.

7. Acercamos la punta del aplicador con mucho cuidado al ojo. Tenemos que evitar que la punta toque las pestañas, ya que pueden contener bacterias.

8. Una vez la gota caiga dentro del ojo, retiramos las manos de la cara, cerramos con cuidado el ojo e inclinamos la cabeza hacia abajo unos segundos. Es importante intentar no pestañear para que el ojo pueda absorber la gota.

9. Para conseguir que la gota permanezca en el ojo, presionamos ligeramente sobre el lagrimal, esquina interior del ojo, al lado de la nariz. Presionando en este punto evitamos que el lagrimal absorba la gota y permanezca más cantidad y más tiempo en la superficie del ojo.

10. Con un pañuelo limpio, secamos las gotas que se hayan salido del ojo y nos volvemos a lavar las manos.

Lágrimas oculares

 

 

Fuentes: http://www.allaboutvision.com/resources/applying-eye-drops.htm