El ojo es un órgano muy delicado que está constantemente expuesto a agresiones externas que pueden producir malestar ocular. Mantener una buena higiene ocular es la mejor opción para conservar su buena transparencia y permitir así una correcta visión. Pero a veces nos excedemos, sobre todo con los productos de belleza, sin tener en cuenta el daño que podemos provocar. En este artículo aprenderemos a desmaquillarnos correctamente.

Hoy en día, maquillarse forma parte de la vida diaria de muchas personas. Cada vez nos preocupamos más por nuestra imagen y por el cuidado de nuestra piel, pero a veces no somos conscientes de la importancia que tiene el cuidado de los párpados y las pestañas, zona en la que deberíamos de tener mayor cuidado al estar cerca del ojo.

Escozor, conjuntivitis o irritación son unos de los problemas que, según un estudio, una de cada cuatro mujeres reconoce haber sufrido en los ojos a causa del maquillaje. Todas las mujeres maquilladas que participaron en la encuesta, de un total de 100, presentaban restos de maquillaje en la película lagrimal.

Aunque sabemos que existen maquillajes mejores que otros, este estudio ha revelado que el 78% de las encuestadas nunca se había fijado en la composición de los productos cosméticos que utilizaban de forma diaria, de las que el 82% se maquillaba más de 3 veces al día. Algunos de estos productos, como el rímel y lápiz de ojos, están compuestos por conservantes, ceras y pigmentos que pueden dañar el ojo. Muchas máscaras de pestaña contienen fibras de nylon que se adhieren a la propia pestaña para dar una apariencia más larga. Estas fibras pueden acabar en el propio ojo provocando fuertes molestias.

 

Cómo desmaquillarme

Aunque muchos maquillajes pueden dañar nuestra piel y nuestros ojos, también resulta muy importante saber cómo desmaquillarse correctamente, al igual que elegir un producto adecuado para eliminar el maquillaje sin provocar agresiones. Los disolventes de muchos desmaquillantes pueden alterar la lágrima y dañar la zona alrededor del ojo.

Empezamos por el párpado superior, necesitaremos un producto específico para la zona, preferiblemente de base acuosa. Importante utilizar dos discos de algodón diferentes para cada ojo, así evitaremos posibles contagios entre un ojo y el otro.  

Impregnamos el disco con el desmaquillante, sin mojarlo mucho, y lo depositamos sobre el ojo unos segundos sin ejercer mucha presión. Ahora simplemente deslizamos el disco cuidadosamente de forma descendente para eliminar con delicadeza los restos de maquillaje.

De esta forma reducimos los movimientos bruscos y no dañamos las pestañas, que pueden debilitarse y perder su función de proteger el ojo ante las agresiones externas.

Para el párpado inferior, con ayuda de unos bastoncillos retiramos cuidadosamente la raya del ojo.

Si sientes que el maquillaje te está causando malestar ocular, irritación o escozor, te recomendamos que acudas a un especialista para solventar el problema y evitar futuros daños oculares.

 

 

Fuente: https://www.20minutos.es/noticia/1348993/0/25-por-ciento-mujeres/problemas-ojos/a-causa-maquillaje/