Las gafas se han convertido en un accesorio que cada vez marca más tendencia. Cuando estamos en una óptica, pasamos la mayor parte del tiempo escogiendo la montura perfecta. Y es que según las gafas que escojamos veremos nuestro rostro más favorecido.

Las gafas se han convertido en un accesorio que cada vez marca más tendencia. Cuando estamos en una óptica, pasamos la mayor parte del tiempo escogiendo la montura perfecta. Y es que según las gafas que escojamos veremos nuestro rostro más favorecido.

 

Es importante conocer nuestros rasgos faciales para saber qué tipo de monturas nos puede favorecer más, y así ir más al grano a la hora de escoger. Cuando nos probemos las gafas tenemos que ver si establecen equilibrio entre las proporciones de nuestro rostro. Para conseguirlo existen 3 claves:

1. Las gafas deben ser acordes a tu color de ojos y de piel.

2. El marco debe de hacer contraste con la forma de tu cara.

3. El tamaño de la montura debe de ir a escala con las proporciones de la cara.

 

Es importante conocer nuestros rasgos faciales para saber qué tipo de monturas nos favorece:

Rostro redondo: Una cara redonda se caracteriza por tener las mismas proporciones de ancho como de largo. Para hacer que un rostro de estas características parezca más fino y alargado, se recomienda el uso de monturas gruesas, de color oscuro y con forma rectangular para cubrir el ancho de los pómulos.

Rostro ovalado: Está considerada como la forma perfecta debido al balance entre sus proporciones. Cualquier tipo de montura sienta bien, siempre y cuando no modifique el balance natural del rostro. Tenemos que evitar que las gafas superen la parte más ancha de la cara.

Rostro triangular: Quien tiene un rostro triangular, se caracteriza por tener una frente más estrecha que la mandíbula. Los modelos rectangulares con terminaciones curvadas y las gafas con detalles en la parte superior son la mejor opción. Las gafas ojos de gato tienden a sentarle bien a este tipo de personas.

Rostro triangular invertido: Es lo contrario al caso anterior, estas personas tienen una frente más ancha que la mandíbula, por cual, las gafas que son más anchas en la parte inferior tienden a equilibrar el balance en las proporciones naturales del rostro. Los colores claros y las gafas sin bordes ofrecen una mirada más limpia, sin elementos que simulen más volumen.

Rostro cuadrado: Estos rostros se caracterizan por tener una mandíbula muy marcada y una frente igual de ancha. Para suavizar las líneas del rostro y hacerlo más alargado, debemos optar por formas más redondas y ovaladas, así como esquinas irregulares. Evitar las monturas cuadradas, ya que acentuarían la dureza del rostro.

Rostros en forma de diamante o corazón: Para resaltar los ojos y suavizar las mejillas las monturas ideales son las ovaladas. Las gafas sin monturas son perfectas y es recomendable evitar los marcos gruesos ya que conseguiríamos el efecto contrario.

 

Caras

 

 

Fuente: http://www.allaboutvision.com/eyeglasses/eyeglasses_shape_color_analysis.htm