Aunque no le prestamos mucha atención, mantener unas progresivas limpias marca la diferencia, tanto para conservar las gafas en perfecto estado, como para mantener la calidad de tu visión.

Las gafas se ensucian con el uso cotidiano y es muy importante limpiarlas de forma adecuada para mantener la máxima calidad de visión. Se suelen emplear remedios caseros para quitar las manchas que se producen de manera natural (por el uso, el ambiente, la contaminación o el contacto con otros objetos), pero ¿y si esos métodos estropean nuestras lentes o producen efectos negativos en la visión?

Todos los que usan gafas saben lo frustrante que es intentar ver a través de unas lentes llenas de huellas y manchas; unas gafas limpias realmente marcan la diferencia.

¿Conoces la sensación de ponerse unas gafas después de haberlas limpiado? Los que usan gafas lo saben, es una sensación increíble, tal y como si estuvieras estrenando lentes. Pero unas gafas bien cuidadas no solo alargan su vida, también aseguran la calidad de nuestra visión.

 

Errores que cometemos al limpiar nuestras gafas progresivas

Lo ideal sería que las progresivas se mantuviesen siempre limpias, sin manchas, sin huellas, sin polvo. Con la misma nitidez que cuando te las probaste en la óptica. Pero desafortunadamente, llevamos a cabo una serie de hábitos que dañan directamente los cristales de nuestras progresivas:

  • Empañar la lente para luego limpiar con la camiseta: Es un hábito muy habitual entre los que usan gafas; empañar la lente para luego utilizar una esquina de la camiseta para retirar todas las huellas. Esta practica no solo no retira la suciedad de las progresivas, sino que las daña. Las camisetas llevan polvo que al entrar en contacto con la lente puede acabar rayándolas. Además, las telas más ásperas también pueden provocar daños en la lente.

 

  • El uso de papel higiénico: Limpiar las gafas con papel higiénico también es un hábito muy común. Normalmente se hace por rapidez y comodidad, pero tampoco es una opción para mantener tus lentes progresivas en buen estado. El papel higiénico está compuesto por pequeñas fibras que normalmente quedan en la lente, provocando el efecto contrario al que buscamos.

 

  • El uso de productos no específicos para gafas: Muchos creen que utilizando limpia cristales, vinagre u otros productos de limpieza, es la mejor forma de eliminar las molestas huellas de la lente. Es crucial evitar este hábito para que los químicos que componen los productos de limpieza no afecten a los diversos tratamientos que puede llevar la lente.

 

Pasos para limpiar tus gafas progresivas

Sigue los siguientes consejos para limpiar correctamente la montura y las lentes de tus gafas progresivas:

  • Lavar y secar tus manos: Es importante que laves previamente las manos para retirar toda la suciedad, cremas o lociones que puedan tener y así evitar pasarlas a los cristales de tus progresivas.

 

  • Mojar las gafas con agua: Introduce las lentes progresivas bajo el grifo para retirar todo el polvo y posibles fibras. De esta forma evitarás rayarlas cuando empieces a lavarlas. Es crucial evitar el agua caliente para que los tratamientos de la lente permanezcan intactos.

 

  • Aplicar jabón neutro y agua: Bajo el agua aplica a la lente una gota de jabón neutro o jabón de manos.  Muchos de los jabones que tenemos en casa son concentrados o incluyen lociones o suavizantes que pueden dañar la lente. Si vas a utilizar jabón para limpiar tus gafas progresivas procura que sea neutro. Frota bien todos los rincones de las gafas, incluido el puente y las almohadillas de la nariz. Frota bien las varillas y la unión entre la lente y la montura.

 

  • Enjuagar bien las lentes: Después de haber frotado bien todos los rincones de nuestras lentes progresivas, tenemos que eliminar todo resto de jabón, o de lo contrario la lente quedará nublada al secarla.

 

  • Secar la lente con un paño de microfibras: Suele venir con las gafas que compras. Antes de utilizarlo se debe comprobar que esté limpio para evitar efectos contrarios, el paño puede lavarse a mano o incluso en la lavadora.

 

limpiar gafas progresivas

 

Productos específicos para limpiar tus gafas progresivas

Nuestras progresivas pueden ensuciarse varias veces a lo largo del día, y si no tenemos a mano un grifo, existen diversos productos específicos y muy eficaces para mantener nuestras gafas siempre limpias. Estos productos puedes encontrarlos fácilmente en las ópticas. Además, el óptico podrá recomendarte el mejor producto para no dañar los posibles tratamientos de tus progresivas

Los sprays limpiadores son perfectos para conseguir un buen resultado en la limpieza de tus gafas progresivas. Limpia eficazmente todo tipo de lentes sin dañar sus tratamientos. Solo necesitas aplicar el producto en ambos lados de la lente y luego limpiar con una gamuza (paño de microfibras que viene con las gafas).

Existen también unas toallitas húmedas, de usar y tirar, que puedes llevar cómodamente contigo para usarlas cuando más las necesites y sin necesidad de secar posteriormente la lente.

 

Gafas progresivas

 

Limpiar profesionalmente tus gafas progresivas

Si tus gafas progresivas continúan en buen estado, pero necesitas una limpieza más a fondo para eliminar la suciedad de las almohadillas de la nariz o profundizar en eliminar todos los restos de la unión de la lente con la montura, puedes acudir a una óptica para que te lo solucionen.

La mayoría de las ópticas cuentan con aparatos de limpieza por ultrasonido que eliminan eficazmente la suciedad que no eres capaz de limpiar en casa. Además, el óptico podrá cambiarte las almohadillas, que con el tiempo han adoptado un de tono amarillento.

Además, uno de los motivos por el que las gafas se ensucian es la falta de alineamiento, esto es cuando la piel o las pestañas rozan constantemente la lente. Si notas que tus progresivas se ensucian más de lo normal, probablemente sea por este motivo. Acércate a tu óptica para solucionar el problema y evitar que vuelva a suceder.

 

Protege tus gafas progresivas

Tus gafas progresivas merecen ser guardadas en un sitio seguro para evitar que se dañen. Si no tienes un estuche para guardarlas puedes conseguir un estuche nuevo en tu óptica más cercana o simplemente tener cuidado en ponerlas en un sitio seguro de la casa, y siempre boca arriba para que las lentes no toquen la superficie.

Además, es aconsejable evitar las altas temperaturas, ya que pueden dañar tanto la montura como la lente.

Si quieres que tus gafas progresivas duren más tiempo es recomendable cuidarlas adecuadamente. Su limpieza afecta a su durabilidad, pero también a la calidad de tu visión.