El mundo está lleno de colores, y damos por hecho que todos perciben las tonalidades de la misma forma que las percibimos nosotros, pero no es así. De niños nos enseñan que el mar es azul, el sol es amarillo o que el césped es verde, parece un ejercicio sencillo, pero la realidad es que hay niños que les cuesta más diferenciar los colores, es lo que conocemos como daltonismo.

Los expertos aseguran que aproximadamente 1 de cada 10 niños presentan dificultades a la hora de apreciar los colores, sin embargo, no todos los padres son conscientes del problema. ¿Cómo puedes detectar si tu hijo es daltónico?

 

¿Qué es el daltonismo?

El daltonismo es una afección hereditaria que afecta con más frecuencia a los hombres que a las mujeres. Conocido también como “la ceguera de color”, este trastorno impide que el niño perciba los colores de manera adecuada debido a la falta o mal funcionamiento de uno o varios de los conos de la retina (células fotosensibles).

Como podrás ver, existen diferentes causas y tipos de daltonismo, que pueden afectar de mayor o menor medida a la visión. En algunos casos, la perturbación visual es tan leve que ni el propio afectado sabe que la tiene. Aunque el daltonismo no tenga cura, es fundamental poder detectarla a tiempo, especialmente entre los más pequeños, esto permitirá que el niño daltónico se adapte cuanto antes a la situación y pueda llevar una vida totalmente normal.

Daltonismo en niños

 

Cómo afecta el daltonismo en los niños

A partir de los 3 años los niños empiezan a identificar y aprender los colores, es en esta etapa cuando más problemas puede presentar el daltonismo. Si tu hijo es daltónico, tendrá problemas en aprender los colores como el resto de sus compañeros de clase. Además, si los libros de texto no están adaptados a su defecto visual, pueden presentar problemas de aprendizaje e influir en su futuro.

Un estudio realizado por la Universidad Politécnica de Cataluña ha resaltado la necesidad de adaptar todos los libros de texto, especialmente los de matemáticas, a las dificultades visuales de los niños daltónicos. Estos niños no distinguen los colores utilizados por la mayoría de las editoriales (rojo, verde y amarillo), lo que dificulta su comprensión y aprendizaje.

 

Cómo detectar el daltonismo en tu hijo

Como bien sabes, los más pequeños no suelen compartir abiertamente lo que sienten, y menos si se trata de algún síntoma de una enfermedad. No son conscientes del problema y no saben cómo explicarlo. Además, la “ceguera de color” es normalmente de nacimiento, como resultado, tu hijo creerá que su percepción de los colores es la normal, sin conocer que existen más tonalidades de las que ve. Los niños no saben que sufren daltonismo, ya que la forma en la que perciben los colores ha sido la única conocen.

Por ello, es fundamental estar en alerta a todas las señales que puede presentar tu hijo, y a partir de aquí, centrarse en la adaptación del niño a la situación real. Es fundamental tener en cuenta que todos los ejercicios deben de realizarse sin presión para evitar un bloqueo mental del niño.

  • El mejor momento para detectar el problema visual, es durante el aprendizaje de los colores. Basta con un ejercicio de colorear dibujos para darnos cuenta de la posible alteración cromática.

  • Si tu hijo ya conoce el nombre de los colores, los ejercicios pueden ser más específicos, donde le pidas dibujar objetos con una serie de peticiones específicas o bien jugar a distinguir tonalidades de forma didáctica.

  • Actualmente existen nuevas pruebas de detección temprana, perfectas para niños de 3 años. Estos juegos se basan en detectar una figura sobre un fondo de color. Para nosotros la figura es fácil de detectar, en cambio para un niño daltónico sería prácticamente imposible porque no diferencia ambas tonalidades (la del fondo y la usada para colorear la figura).

  • Otra forma de diagnosticar el problema cromático es simplemente observando los colores que suele usar para pintar ciertos objetos. Por ejemplo, si tu hijo insiste en pintar la copa de los árboles marrones, probablemente estemos frente a un caso de daltonismo.

En cuanto detectes el problema o tengas sospechas de que tu hijo pueda tener daltonismo, lo mejor es solicitar una cita con un oftalmólogo para poder llevar a cabo las revisiones necesarias y confirmar así el defecto visual.

Si el daltonismo no es de nacimiento, sino adquirido, un examen de la vista puede identificar la enfermedad o fármaco que está causando el problema.

 

Cómo aprenden los colores los niños daltónicos

Si tu hijo es daltónico no podrá distinguir los colores, pero eso no significa que no tenga o pueda saber de qué color son las cosas. Un truco que se suele utilizar en las clases durante los ejercicios en los que se requiere colorear, es colocar en cada lápiz una etiqueta con el nombre del color. De esta forma, si el niño sabe que las copas de los arboles son verdes, podrá identificar rápidamente el lápiz de color verde. Así conseguirás que tu hijo no se sienta excluido del ritmo de sus compañeros.

Existe también un sistema conocido como ColorADD, una especie de “código braile” para la gente daltónica, que permite la interpretación del color a través de un sistema gráfico de identificación de colores basado en la teoría de la adición de color. Como podemos ver, cada símbolo representa un color primario, la combinación de los símbolos identifica gráficamente las combinaciones de color.

Detectar el daltonimos

 

En Portugal, a nivel educativo, este sistema está permitiendo una mayor integración de los alumnos daltónicos al estar presente en una gran parte de los libros de texto y exámenes.

Aunque el daltonismo no tenga cura, es crucial identificar lo antes posible este problema en los niños. La detección precoz es la mejor forma de tratar el daltonismo y conseguir que tu hijo lleve una vida social y educativa normal.