Durante el embarazo se producen numerosos cambios hormonales, metabólicos, cardiovasculares e inmunológicos que pueden afectar a la salud visual. Aunque la mayoría de las molestias o cambios suelen ser transitorios, y finalizan tras las 6-8 semanas del parto, no se debe descuidar la vista.

Algunos de los síntomas oculares que se producen durante el embarazo son:

  • Irritación, picores y ardores.
  • Mayor sensibilidad a la iluminación.
  • “Moscas Flotantes” y visión borrosa.
  • Dolor de cabeza.
  • Fatiga y sequedad ocular.

Estos aspectos requieren de cuidados y medidas especiales que deben cumplirse durante los meses de gestación y postparto. Te proponemos una serie de consejos que puedes seguir para mantener tu salud visual:

  • Aplicación de lágrimas artificiales. Durante el embarazo los ojos tienden a secarse con mayor facilidad, por lo que las lágrimas artificiales se convierten en una solución perfecta.
  • Precaución al conducir. Intenta evitar deslumbramientos de luz y situaciones con muy baja iluminación.
  • Alimentación sana. Es importante seguir una dieta sana que contenga los nutrientes necesarios, además de descansar las horas suficientes y relajar la vista con ejercicios adecuados.
  • Uso de gafas de sol. Proteger los ojos con unas gafas de sol calidad es una medida fundamental para mantenerlos sanos.
  • Iluminación correcta. Intenta aprovechar las horas con mayor luz para realizar las actividades que tienes planeadas con tal de evitar una iluminación baja.

 

Desde Instituto Superior Ocular (ISOCU) insistimos en la importancia de consultar con especialistas ante cualquier cambio, molestia o duda que pueda surgirte.

 

 

Fuentes:

https://bebesyembarazos.com/la-salud-visual-la-gran-olvidada-embarazo/

https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/salud-visual-durante-el-embarazo-5915