Recuerda que cada vez que tu hijo esté jugando, sus sentidos tienen un papel muy importante. La vista le ayuda a estimular otras capacidades fundamentales para su desarrollo cerebral. Existen muchas cosas que puedes hacer para ayudar a desarrollar la vista de un niño sin interferir en la diversión de sus actividades.  

La vista es uno de los sentidos menos desarrollados al nacer. Los recién nacidos ven en blanco y negro y no son capaces enfocar aquello que tienen delante. Con el tiempo, van desarrollando la capacidad de enfocar y de detectar distintos colores.

  • El color. Los colores llamativos y que contrasten mucho unos con otros ayudarán a desarrollar el enfoque y la concentración. Colocar un carrusel móvil en su cuna servirá para entretenerlos y que aprendan a seguir objetos con la vista. Los colores pasteles no son la mejor opción y aunque suene un poco raro, el blanco y el negro sí lo son. El alto contraste que hay entre colores opuestos hace que el bebé vea con mayor claridad el objeto y lo identifique.

  • La forma. Las figuras geométricas les resultan muy atractivas y gracias a ellas trabajarán la memoria y serán capaces de ir reconociendo la forma de objetos cotidianos.

  • Las caras. Una vez que tienen más desarrollada la capacidad de enfocar, los bebés sienten absoluta fascinación por los rostros de sus padres. Por ello, las figuras que muestran una cara son sus favoritas.

  • El “cucutras”. Este sencillo juego hace que los bebés ejerciten el enfoque.

 

A partir de los seis meses mejora la coordinación y los bebés son capaces de conseguir muchas cosas gracias a la comunicación que existe entre sus ojos y su cuerpo. Además, ya pueden ver todos los colores y enfocar pequeños objetos.

  • Coordinación ojomano. A partir de los seis meses los bebés empiezan a sujetar cosas con las manos y pueden pasar mucho tiempo observándolas. Durante este periodo es importante que tengan juguetes de distintas formas y de muchos colores.

  • Coordinación ojocuerpo. Gatear es fundamental para que los ojos y el cuerpo de un bebé se comuniquen y se entiendan correctamente.

 

A partir del año, un bebé es más activo y muchos de ellos ya pueden caminar solos. Ya empiezan a tener más autonomía y son capaces de acercarse, lanzar y recoger ellos mismos sus juguetes.

  • Coordinación ojomano. Ahora pueden llegar más lejos y ya no solo sujetan los objetos en sus manos sino también los lanzan y van a buscarlos.

  • Bloques. Este tipo de juego desarrolla la comprensión del espacio, la creatividad y estimula su autoestima cuando consiguen alcanzar sus objetivos.

  • El dibujo. Es una oportunidad para poner en práctica la visión que tienen del mundo, todo lo que han aprendido de él a través de sus ojos. A partir de los dos años sus dibujos dejarán de ser completamente abstractos y mostrarán cómo ven el mundo.

 

Estimular la vista de nuestros hijos no solo ayuda a que vean mejor, también es crucial para su desarrollo cerebral. El 80% de la información que absorben es visual y gracias a ella son capaces de construir el mundo que les rodea.

 

 

Fuentes:

https://www.aoa.org/patients-and-public/good-vision-throughout-life/toys-games-and-your-childs-vision?sso=y

http://visionsource.com/blog/toys-and-activities-for-vision-development/