Cada vez son más las personas conscientes de los beneficios de llevar un estilo de vida saludable, que comienzan a practicar deportes como el pádel, el tenis o el crossfit. Otros optan por deportes como el esquí y el senderismo, que les permite estar más en contacto con la naturaleza, pero muy pocos son conscientes de la importancia de proteger sus ojos durante el deporte.  

Tradicionalmente, el uso de gafas especializadas entre los deportistas era algo poco habitual. Durante la actividad deportiva nadie se preocupaba por proteger sus ojos, por lo que los daños oculares eran bastante comunes.

La falsa creencia de que solo debemos de proteger nuestros ojos del sol durante el verano puede acarrear importantes problemas en nuestra salud ocular. Esta realidad afecta especialmente a todos los deportes que se practican al aire libre, pero los problemas no solo provienen de los efectos dañinos del sol, sino también de los posibles objetos en el aire que pueden impactar directamente en nuestro ojo.

Objetos como pelotas, raquetas y bates no son lo único que pueden suponer una amenaza para nuestra salud ocular. Muchos incidentes también provienen de codazos y dedos en el ojo, especialmente en los deportes donde las distancias son cortas entre los jugadores.

Como vemos, la probabilidad de sufrir un daño ocular es alta, pero afortunadamente, a día de hoy los deportistas profesionales se han dado cuenta de los beneficios de llevar unas gafas especializadas durante el juego. No solo se reducen considerablemente los daños oculares sino, que el rendimiento del deportista puede mejorar debido al aumento de su agudeza visual.

 

Deportes acuáticos

Lo más habitual a consecuencia de practicar un deporte acuático es la irritación ocular. La cantidad de cloro presente en las piscinas, imprescindible para mantener el agua limpia y protegida de infecciones, es el principal problema. Por sus propiedades desinfectantes, el cloro puede provocar irritación en los ojos, además de conjuntivitis y queratitis.

Para evitar estos problemas es recomendable utilizar siempre gafas de natación, pues nos protegerán de todos los elementos presentes en el agua además de mejorar nuestra visibilidad debajo del agua. Cabe destacar la importancia de evitar el uso de lentes de contacto en las piscinas, así como en el mar para evitar graves infecciones.

 

Deportes al aire libre

Para aquellos deportistas que desarrollan su actividad física al aire libre, existen gafas especializadas con lentes que ayudan a proteger sus ojos de los rayos del sol y de cualquier objeto extraño en el aire como el polvo o los insectos. Un deporte como el ciclismo conlleva exponerse al impacto del aire durante largos periodos de tiempo, esto puede producir daños en la retina y a su vez ojo seco. En estos casos, al igual que en los deportes de agua, una vez finalizada la actividad es recomendable hidratar el ojo con lágrimas artificiales.

Las gafas reducen el impacto del viento y el deslumbramiento provocado por el sol, aumentando así el campo visual y reduciendo los riesgos de accidentes.

 

Deportes de contacto

En los deportes de contacto como el futbol o el baloncesto, el uso de gafas no es lo habitual, los riesgos de sufrir un daño ocular a consecuencia de la propia actividad son bajos, pero no nulos. Se pueden producir complicaciones oculares a causa de golpes entre jugadores, muy frecuente en este tipo de deportes.

A diferencia del futbol y el baloncesto, en el vóleibol suele ser más habitual ver a los jugadores con gafas, precisamente para evitar deslumbramientos y objetos dentro del ojo.

 

Actualmente existen numerosos modelos de gafas y hay que saber cuál es la mejor opción para cada deporte. Por regla general, y para la mayoría de deportes, lo mejor son las gafas de policarbonato, ligeras y resistentes, que protegen sin molestar durante la actividad.

Por otro lado, los especialistas también recalcan la importancia y funciones del color de la lente: las grises son habituales para deportes de motor; las marrones, para deportes de exterior; las lentes naranjas, para días nublados y deportes nocturnos, y las verdes para deportes náuticos.

 

 

Fuentes: http://www.efesalud.com/piscinas-el-efecto-del-cloro-sobre-los-ojos/

http://www.allaboutvision.com/sports/protection.htm