“Eyesynth” son las primeras gafas 3D para invidentes que convierten la información espacial y visual en sonidos. La idea surgió de una conversación entre sus creadores, lamentando la falta de eficacia y el elevado precio de la tecnología actual enfocada en ayudar a los invidentes.

¿Cómo funciona?

La empresa creadora quiere dejar claro que no curan enfermedades relacionadas con la visión. Se basa en un sistema que recoge imágenes 3D del entorno a través de las cámaras y las procesa en tiempo real. A continuación, el micro-ordenador lo que hace es convertir todo lo que capta en una serie de sonidos que permite al paciente percibir espacios, formas y obstáculos. Les permite “ver” a través del nervio coclear.

Para que los pacientes puedan disfrutar de esta experiencia sin interferir en el resto de las cosas que quieran oír, las gafas transmiten toda la información utilizando la audición coclear.

El nervio coclear, también conocido como el nervio acústico, está encargado de transferir los sonidos desde la cóclea (estructura en forma de espiral situado en el oído interno) hasta el cerebro. Por medio de unas almohadillas de goma situado en las varillas de las gafas y que están en contacto con la cabeza, el sonido que advierte al paciente de los objetos a su alrededor se transmite a través de los huesos, dejando así los oídos libres para mantener una conversación con total normalidad.

 

Existen tres características fundamentales para entender mejor las gafas Eyesynth:

Funciona en 3D: Existen otros modelos parecidos que funcionan con ultrasonidos que les permite distinguir los objetos, pero no proporcionan información volumétrica, ni de forma ni de profundidad. Con Eyesynth el paciente es capaz de medir la profundidad y localizar objetos con precisión.

El sonido es abstracto: Para no interferir en la audición del paciente no se usan palabras sino un nuevo lenguaje que después de un breve y sencillo entrenamiento, el cerebro puede automatizar.

Audio coclear: El sonido se transmite a través de los huesos de la cabeza. El oído queda libre y evita la fatiga auditiva.

 

Según datos de la OMS aproximadamente 285 millones de personas sufren discapacidad visual en todo el mundo y cada 5 segundos una persona se queda ciega. En España, se estima que 75.000 personas son invidentes y 925.000 sufren un importante grado de discapacidad visual.

Gracias a estas gafas de “experiencia de sentido aumentado” se consigue que las personas invidentes puedan tener una mayor independencia en su vida diaria.

 

Para más información: https://eyesynth.com/que-es-eyesynth/

 

 

Fuente: http://www.lavanguardia.com/local/valencia/20151229/301091381830/gafas-3d-ciegos-eyesynth.html