La visión es una de las principales capacidades sensoriales que poseemos, a través de nuestros ojos recibimos el 80% de la información del mundo que nos rodea. Un proceso tan complejo como este, donde el cerebro interpreta las imágenes recibidas por los ojos, parece imposible imaginar que exista alguna carencia. Pero… ¿Sabías que en nuestra visión existe un punto ciego?

¿Qué es el punto ciego?

El campo visual es el área de percepción de un ojo, es decir, toda la información dentro de este espacio es la que vemos. Dentro de los límites naturales de este campo, nuestra visión es panorámica y sin interrupciones. No existen espacios muertos que impidan la percepción de ciertos objetos dentro de nuestro campo de visión. A excepción del punto ciego: zona de nuestro campo visual en la que no percibimos información.

En la retina se encuentran numerosas células fotosensibles, llamadas conos y bastones. Estas células están encargadas de transformar la información que perciben en impulsos nerviosos. A través del nervio óptico esta información se envía hasta la corteza visual del cerebro donde se interpretará correctamente aquello que tenemos enfrente. Pero, aunque la retina esté llena de sensores biológicos, existe una pequeña zona de aproximadamente 1,5mm de diámetro en la que no hay fotoreceptores, y por tanto no se percibe ninguna imagen. Esta área ciega corresponde con la cabeza del nervio óptico, donde se concentran todas las fibras nerviosas que llevan la información de toda la retina.

Cuando la imagen se proyecta justo en el punto ciego del ojo, sencillamente no seremos capaces de percibirlo, no lo vemos. Entonces, ¿por qué no nos damos cuenta de este fallo? Cabe destacar que este punto no se encuentra exactamente en el centro de nuestro campo visual, sino a unos 17º aproximadamente y que el uso que hacemos de nuestra retina no es el mismo en todas sus zonas, siendo el centro el área de preferencia.

Aunque podamos creer que esto es una limitación natural que poseemos, debemos de estudiar el problema no de forma individual, solo con un ojo, sino de forma conjunta, con ambos.  Normalmente no detectamos este punto ciego porque el campo visual de un ojo interfiere en el del otro. Esto significa que nuestro campo visual común es bastante amplio, por lo que la zona que no veamos por un ojo porque cuadra justo en su punto ciego, se suple por el otro ojo, proporcionando la información que falta.  

 

Campo de visión

 

¿Quieres comprobar la mancha ciega?

  1. Tápate el ojo izquierdo.
  2. Acércate a la pantalla y mira la X con el ojo derecho.
  3. Aléjate lentamente de la pantalla manteniendo la mirada en la X.
  4. Llegará un momento en el que no percibas el círculo. Este es el momento en el que el círculo se encuentra exactamente sobre el punto ciego.
Test

 

Fuente: https://ocularis.es/carencias-del-sistema-visual-humano-i/