La etimología del término sinestesia está compuesta por dos palabras griegas cuyo significado son junto y sensación, y se entiende como la percepción que tiene una persona de algo a través de curiosos cruces entre sus sentidos.

Una persona con sinestesia puede experimentar increíbles mezclas en sus sentidos que les permite ver la música, saborear los colores o tocar las emociones. Incluso hay casos de personas que pueden ver filas de números que les ayudan a realizar auténticas maravillas matemáticas.

Resulta difícil imaginar cómo perciben el mundo estas personas e incluso que sea posible, pero es una anomalía que sufre un 1% de la población.  

La causa de la sinestesia, a pesar de los numerosos estudios, sigue siendo incierta. Muchos autores coinciden con que todos nacemos con sinestesia y a medida que crecemos y nuestro cerebro se va desarrollando, vamos perdiendo esta capacidad. En base a esto, se achaca la sinestesia a un problema en la maduración neuronal, un fallo en el momento evolutivo que además posee un componente genético.

 

¿Qué es la sinestesia de calendario?

Cuando pensamos en un calendario, lo primero que nos viene a la cabeza es la tradicional estructura cuadriculada con números y meses. Pero existe un 1% de la población que no necesitan imaginar esta estructura, no lo ven solo de manera abstracta sino concreta.

Lo primero en lo que pensamos al leer su definición, es que se trate de una especie de memoria visual, una simple imagen mental de un calendario, pero la realidad es que no es así, pues lo ven literalmente a su alrededor como si fuese un holograma, proyectada ante sus ojos “en una especia de display de realidad aumentada en la que ven siglos, años, meses y días.”

La Universidad de California, con la intención de demostrar este fenómeno, ha realizado un experimento con dos sujetos. Uno de los participantes del estudio decía ver los meses en forma de “V” y en cada sección que forma la letra, es capaz de observar los nombres de los meses con tanto detalle que incluso dice verlos en fuente helvética.

Para demostrarlo, le pidieron que dibujase en una pared la figura “V” con un puntero láser. Cada vez que lo hacía, cuadraba exactamente con lo que había dibujado anteriormente, exactamente en la misma posición, y como si de un objeto real se tratase, el tamaño de la figura aumentaba y disminuía de acuerdo con la distancia del sujeto respecto a la pantalla sobre la que dibujaba.

Otra de las pruebas se basaba en recitar al revés los meses del año. En cada ocasión, le pedían que se saltase unos meses determinados para que la prueba fuese un poco más difícil. Una persona normal tarda en realizar esta prueba aproximadamente 4,48 segundos por mes, en cambio una persona con sinestesia tarda 1,88 segundos ya que tienen los meses proyectados ante sus ojos y no necesitan pensar en ello, leen directamente lo que ven. Además, durante este proceso, el sinestésico, movía involuntariamente su dedo y su mirada a través de los meses de la misma forma que hacemos cuando leemos un texto. 

Por último, para probar que la sinestesia de calendario se percibe por los ojos y el cerebro como algo real y no una simple imagen mental, realizaron una sencilla prueba que seguramente todos hayamos hecho alguna vez en nuestra vida: mirar fijamente una espiral en movimiento durante unos segundos para luego colocar la vista sobre otro objeto. Con esta prueba se comprobó que al igual que sucede con un objeto físico, el calendario que visualizan los sinestésicos también se expande. Después les hicieron imaginar una manzana para repetir la prueba, en este caso la imagen visual de la manzana no se expandió.  

Pero no todos los que experimentan la sinestesia de calendario lo perciben en forma de “V”, el segundo sujeto del estudio lo describía como una especie de aro que atraviesa su pecho justo en el mes de diciembre. Lo más curioso es que el calendario no se mueve a la vez que su campo de visión. Explicaba que cuando gira la cabeza a la derecha, los meses que tiene a su lado izquierdo se nublan, lo que le dificulta recordar lo que ha sucedido durante esas fechas. Ocurre el efecto contrario cuando gira su cabeza a la izquierda.

presbicia

 

Pero, aunque la sinestesia de calendario también resulte complicada de imaginar, este tipo de sinestesia no se limita en ver los meses del año ante sus ojos, sino que es la clave para entender cómo procesamos y entendemos el tiempo y el espacio.  

 

 

Fuente: https://www.sciencealert.com/some-people-can-see-calendars-and-it-could-explain-how-our-brain-processes-time

http://pijamasurf.com/2016/12/personas_sinestesicas_son_clave_para_comprender_nuestra_relacion_con_el_tiempo/?%3E