Todavía no se sabe cuáles son las causas exactas, pero conocemos factores que pueden ser determinantes para su aparición. Normalmente afecta al párpado superior de un ojo, pero el blefaroespasmo es bilateral y puede durar días, semanas e incluso meses.

Si los espasmos son continuos pueden afectar a la calidad de visión y como consecuencia, a la calidad de vida del paciente. En este artículo hablaremos acerca del blefaroespasmo y de todos los tratamientos posibles para poder reducir sus efectos.

 

¿Qué es blefaroespasmo?

El blefaroespasmo o espasmo palpebral es una condición neuronal que se caracteriza por el cierre involuntario de los párpados. Esta contracción involuntaria y repetitiva se produce por la contracción del músculo orbicular (músculo que rodea el ojo y se encarga de cerrar los parpados), que, además, puede manifestarse como un temblor.

El blefaroespasmo aparece con un incremento gradual en la frecuencia del parpadeo, que tiende a confundirse con una irritación ocular. De esta forma, cabe diferenciar entre varios conceptos que se perciben como lo mismo y como consecuencia, generan confusión:

  • Mioquímia orbicular: Se le denomina mioquímia orbicular a los pequeños temblores del párpado que suelen ser imperceptibles a simple vista por los demás. Este tipo de temblores se manifiestan en los periodos de estrés, consumo de cafeína o alcohol.

  • Los tics: En este caso, nos referimos a los movimientos voluntarios de un grupo de músculos. Aunque son voluntarios, los pacientes no son capaces de controlarlos.

  • El síndrome de Meige: Es una alteración neurológica que se caracteriza por los movimientos involuntarios de los músculos alrededor de los ojos, mandíbula, lengua, garganta, cuello…

 

Cierre involuntario parpados

 

Tipos de blefaroespasmo

Muy relacionado con los conceptos definidos anteriormente, podemos diferenciar 3 tipos de blefaroespasmos:

  • Espasmo palpebral menor: Es lo que conocemos como tics, un temblor ligero en el párpado que no suele tener la menor importancia. Puede ir ligada a etapas de mucho estrés y por normal general, no requiere de tratamiento ya que suele desaparecer con el tiempo.

  • Belfaroespasmo benigno esencial: Es una alteración bilateral, es decir, afecta a ambos ojos, y consiste en el cierre involuntario e intenso de los párpados. Esta contracción involuntaria tiende a aumentar con el tiempo su frecuencia e intensidad, llegando a ser incapacitante.

  • Espasmo hemifacial: Consiste en la contracción involuntaria de un lado de la cara debido a la disfunción del nervio facial. Las contracciones suelen comenzar por el párpado y se extienden hasta la mejilla y la boca. Es un trastorno indoloro, pero el paciente puede sentirse incómodo con su apariencia.

 

Causas del cierre involuntario de los párpados

Todavía se desconocen las causas reales de esta condición neuronal que afecta a los músculos alrededor del ojo. Sin embargo, se cree que su manifestación puede deberse a los siguientes factores:

  • Traumatismo cerebral

  • Cansancio y estrés

  • Blefaritis

  • Comprensión del nervio facial

  • Efectos secundarios de determinados fármacos

  • Sequedad ocular

  • Irritación de la córnea o la conjuntiva

Además, el blefaroespasmo podría estar relacionada por un mal funcionamiento de la parte del cerebro encargado de controlar los músculos. Enfermedades neuronales tales como el síndrome de Tourette o el Parkinson podría estar detrás de estas contracciones involuntarias.

 

Síntomas del blefaroespasmo

Durante las primeras fases del blefaroespasmo, los síntomas aparecen de forma intermitente, pero esta patología avanza gradualmente tanto en frecuencia como en intensidad. Los siguientes síntomas pueden suponer un impedimento para desarrollar actividades cotidianas como conducir, leer, coser o ver la tele:

  • Parpadeo incontrolable 

  • Sensibilidad a la luz

  • Disminución de la visión

  • Sequedad ocular (enlace a artículo)

 

Tratamiento para el blefaroespasmo

El tratamiento para recudir los efectos del blefaroespasmo dependerán del factor que haya dado lugar a las contracciones. Aunque hay pacientes hacen frente al problema con tratamientos alternativos como la acupuntura o la terapia nutricional, todavía no se ha probado su efectividad. A continuación, te detallamos los tres procedimientos más habituales para tratar el problema:

  • Medicamentos inyectables: Es un procedimiento quirúrgico mediante el cual se inyecta un medicamente como la toxina botulínica para debilitar temporalmente los músculos que rodean el ojo, reduciendo así las contracciones.

  • Medicamentos por vía oral: Existen también numerosos medicamentos orales que pueden reducir los síntomas del blefaroespasmo, aunque no son muy duraderos y los síntomas tienden a reaparecer.

  • Miectomía del músculo orbicular: Aquellos pacientes que no experimentan ninguna mejoría con los tratamientos anteriores, existe un procedimiento quirúrgico a través del cual se eliminan total o parcialmente las fibras musculares del párpado. Esta técnica permite aliviar las contracciones evitando que las terminaciones nerviosas tengan músculos que estimular.