La Navidad es una época de excesos. Piensa en todo lo que sueles comer durante estas fechas ¿hay algún alimento que está más presente de lo normal? Hay miles de recetas familiares que se ponen en práctica durante la Navidad, pero hay algo que no suele faltar en ninguna familia, los dulces. ¿Cómo afecta el dulce en nuestra vista?

Una buena alimentación es importante para que nuestro organismo y sistema visual funcionen correctamente. La relación que existe entre la alimentación y nuestra salud es muy estrecha, y es que no se equivocan cuando dicen que “somos lo que comemos”. Por ello, hay que controlar los alimentos que ingerimos y así poder disfrutar de buena salud ocular.

Recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado un comunicado alertando acerca de la relación que existe entre la alimentación y algunas causas de ceguera y enfermedades oculares. La OMS ha estimado que 253 millones de personas tienen algún tipo de discapacidad visual y que en el 80% de los casos se puede evitar.

La ceguera nocturna es un ejemplo claro de problema visual producido por la mala alimentación. De hecho, el déficit de vitamina A es la causa principal de ceguera prevenible en los niños. De hecho, casi 500.000 niños quedan ciegos cada año por déficit de vitamina A. Pero la carencia de vitamina A no es el único problema en nuestra alimentación diaria.

Los expertos nos recuerdan continuamente la importancia de una buena alimentación, pero, si controlar nuestra dieta ya es complicado en cualquier época del año, durante la Navidad parece imposible. Controlar los excesos durante las fiestas no es nada fácil y menos cuando se trata de los dulces.

Los dulces y la vista

 

Los excesos de la Navidad perjudican la vista: Los dulces

El estilo de vida de hoy en día se asienta sobre la inmediatez y la escasa disponibilidad temporal. Esto implica tener poco tiempo para adoptar hábitos saludables: cocinar en casa comida sana y hacer ejercicio. Pero aún careciendo de tiempo, cada vez somos más conscientes de la importancia que tiene la alimentación, y por ello, a largo de todo el año nos esforzamos para adoptar un estilo de vida saludable. Nuestros buenos hábitos parecen truncarse cuando llega la Navidad.

La Navidad es una época para disfrutar de la familia y de los amigos, pero, sobre todo, es una época de excesos. Carne, pescado, turrón, mazapanes, polvorones, peladillas, panettone… la comida no sobra en la mesa, y mucho menos el rey de las fiestas, el dulce. Es normal que en la Navidad la gente consuma más alimentos de lo habitual y, en consecuencia, el consumo de dulces incremente considerablemente. Pero esto podría suponer un riesgo para nuestra salud ocular.

A continuación, te detallamos cómo puede influir el exceso de azúcar en tu salud ocular:

  • Envejecimiento prematuro: Existen muchos problemas oculares asociados a la edad, el más habitual de todos es la presbicia, que aparece a partir de los 45 años. Pero si no cuidamos nuestro órgano más preciado, lo más probable es que los problemas oculares aparezcan antes de lo previsto. Tendemos a pensar que el azúcar únicamente afecta a nuestro peso, pero también puede ser un factor importante en el envejecimiento ocular.

  • Debilita el sistema inmunológico: Durante el invierno, los ojos están expuestos a condiciones ambientales extremas: el frío, la calefacción, el viento… el síndrome del ojo seco es muy habitual durante esta época del año y puede causar grandes molestias oculares. Si durante la Navidad consumimos mucho azúcar, la capacidad de respuesta de nuestro sistema inmunitario se debilita, dejando al ojo expuesto frente a infecciones.

  • Hipertensión: La presión arterial alta provoca un conjunto de manifestaciones oculares que tienen lugar en la retina, conocidas como retinopatía hipertensiva. El consumo de azúcar contribuye a la hipertensión y cuanto más alta sea la presión arterial, el daño ocular probablemente sea mayor.

  • Migraña: El consumo excesivo de azúcar puede desencadenar episodios de migraña ocular. Si crees que una migraña ocular es igual a una migraña común, te recomendamos este artículo para que conozcas todos sus efectos sobre la visión.

  • Daño en los vasos sanguíneos: Los índices elevados de azúcar en sangre puede afectar a los vasos sanguíneos. Esto significa que la circulación del flujo sanguíneo disminuye y en consecuencia la capacidad de nutrir los tejidos. La estructura del globo ocular que más se ve afectada por este problema es la retina.

Como puedes ver, los excesos de la Navidad pueden perjudicar directamente la salud de nuestro sistema visual. Conviene que durante las fiestas evites los excesos, especialmente los dulces, o que intentes incorporar alimentos más sanos durante toda la Navidad.

 

Comer en Navidad sin perjudicar la vista es posible

¿Qué cocinar en Nochebuena? Es la pregunta estrella de la Navidad, aunque hay alimentos o platos populares que nunca fallan. Sin embargo, los especialistas en nutrición, así como expertos oculares, tienen muy claro cuáles deberían de ser los alimentos esenciales en la Navidad. Para mantener nuestros ojos sanos y evitar los problemas oculares por el paso del tiempo que pueden acabar en patologías, afecciones de retina o degeneración macular asociada a la edad, nuestros ojos necesitan una serie de nutrientes que podemos encontrar fácilmente en diversos alimentos:

  • Vitamina A: Presente en los lácteos y en el pescado azul, la vitamina A es especialmente importante para la visión nocturna y para prevenir diferentes problemas oculares como las cataratas o la degeneración macular.

  • Vitamina C: Esta vitamina ayuda a nuestros ojos a protegerse de la radiación ultravioleta (UV) y a prevenir problemas de retina y cristalino. La vitamina C la podemos encontrar en la naranja, en el kiwi, en el tomate o en el mango.

  • Vitamina E: La vitamina E, presenten en la mayoría de los vegetales, funciona como antioxidante natural que ayuda a prevenir diversas enfermedades oculares como la degeneración macular asociada a la edad. Además, ayuda a reducir los niveles de colesterol en el cuerpo, que también puede afectar a la vista.

  • Omega 3: Los alimentos ricos en ácidos grasos Omega-3 como el salmón, el aguacate, las sardinas, el marisco…son necesarios para las células de la retina. Su consumo ayuda a prevenir patologías degenerativas como la DMAE y a la producción de lágrimas de calidad, evitando así que se evaporen y se mantengan adheridas a la superficie del ojo durante más tiempo, protegiéndolo así de las condiciones ambientales y bacterias.

Estos son los nutrientes esenciales que te ayudarán a mantener la vista en buen estado. Seguramente encuentres alguna receta rica en estos nutrientes para poder sorprender a toda la familia. La Navidad está para disfrutarla, pero para ello no debes de olvidar proteger tus ojos en todo momento.

                                                                                                      ¡Feliz Navidad!