La presbicia, que literalmente significa “ojo envejecido”, también se conoce como vista cansada. Es una condición ocular relacionada con la edad que se presenta provocando un defecto visual y dificultando la visión de objetos y textos de cerca.

Nuestros estudios confirman que a partir de los 40 años. Lo cierto es que, a mayor edad, más posibilidades existen de tener presbicia.

Lo que sucede es que el cristalino se empieza a volver menos flexible, más rígido y los músculos que lo controlan se debilitan. Aquí es cuando se produce una pérdida progresiva de la capacidad de acomodación. Ésta es la principal razón por la que las personas mayores de 40 años de edad estiran sus brazos para poder leer con claridad.

¿Cómo puedo detectarla?

Te darás cuenta de que tienes presbicia o vista cansada porque empezarás a notar que tu vista de cerca empeora progresivamente. Síntomas como fatiga visual, dolores de cabeza o sentirte cansado ante una actividad que requiera ver de cerca.

¿Cuál es la mejor solución?

La más eficaz, según nuestros constantes estudios, es sin lugar a duda el uso de lentes progresivas. Por comodidad y por estética. Los constantes avances tecnológicos han permitido mejorar los procesos de adaptación a este tipo de lentes, que disponen de una graduación de lejos a cerca. De este modo, la parte inferior de la lente está graduada para la visión de cerca, la parte central para la visión intermedia y la parte superior para la visión de lejos.

Nuestros ópticos te ayudarán a decidir cuáles son las lentes que mejor se ajustan a tus necesidades, según tus hábitos visuales y tu estilo de vida.