Las ojeras y las bolsas en los ojos se han convertido en el problema estético más característico de nuestro rostro.  Cada vez más personas intentan ocultar o eliminar este problema que surge a raíz del cansancio, el estrés, la genética e incluso a consecuencia de algunas alergias. Pero en algunos casos, las ojeras y los ojos hinchados pueden ser resultado de una dolencia médica subyacente.

¿Las ojeras y las bolsas son lo mismo?

Las ojeras y las bolsas son términos que se suelen confundir ya que aparecen en la misma zona del ojo, el contorno ocular inferior, pero en realidad son problemas distintos que conviene diferenciarlos para tratarlos correctamente:

  • Las bolsas en los ojos: Esta hinchazón bajo el ojo aparece principalmente por cuestiones genéticas, debido a la pérdida de tono muscular y de la epidermis (capa externa de la piel). En cambio, la hinchazón que experimentamos por las mañanas se debe a una acumulación de líquidos y toxinas en los tejidos de los párpados. La piel del contorno del ojo es la más delicada y fina del cuerpo, por lo que esta acumulación de líquido provoca las conocidas bolsas en los ojos.

  • Las ojeras: En el caso de las ojeras, como veremos, aparecen principalmente por falta de sueño, y tienden a ser más visibles con la edad. Podemos diferenciar entre:

    • Ojeras pigmentadas: se trata de un aumento de la melanina en la zona alrededor del ojo por motivos hereditarios, dermatitis atópica y eccemas.

    • Ojeras vasculares: Tal y como se ha menciona, la piel de esta zona es de por sí fina, pero existen casos cuya piel alrededor del ojo es incluso más fina de lo normal. Esta característica permite vislumbrar los vasos sanguíneos, dotando a esta zona de un color violáceo.

    • Surco de ojeras o valle de lágrimas: Es un surco que se forma por la falta de tejido blando en la zona. De esta forma, la piel queda directamente en contacto con el marco óseo de la órbita.

 

Las 4 causas de las ojeras

  1. Ojeras por falta de sueño: La aparición de ojeras por cansancio es la más habitual y conocida entre la población. La falta de sueño fácilmente se manifiesta en nuestro rostro a través de las ojeras, pero si a ello le añadimos el estrés, el tabaco, el alcohol y la poca ingesta de agua, las ojeras pueden marcarse todavía más. En este caso, un simple cambio en nuestro hábito y estilo de vida sería suficiente para reducir los signos del cansancio.

  2. Ojeras hereditarias: El factor genético determina los niveles de pigmentación de la piel, siendo en el caso de las ojeras hereditarias mayor de lo normal. Eliminar este tipo de ojeras no resulta tan sencillo como las anteriores, ya que requieren de tratamientos más intensos.

  3. Ojeras por alergias: Las alergias también pueden desencadenar la aparición de ojeras en el paciente. La coloración de la zona inferior del ojo se debe a una congestión de los vasos sanguíneos. En este caso es aconsejable acudir a un alergólogo para tratar de raíz el causante del problema.

  4. Síntomas de fármacos: Existen determinados fármacos, como los colirios utilizados para tratar el glaucoma, que tienen como efecto secundario la aparición de una mayor pigmentación en el contorno del ojo.

 

Causas de las bolsas en los ojos

Las bolsas en los ojos pueden aparecer por diversos factores, pero suelen ser más comunes y visibles con la edad, cuando el tejido graso que protege los ojos dentro de la órbita ósea comienza a empujar hacia delante. A medida que envejecemos, el septum orbitario encargado de contener la grasa de los parpados, se contrae y empuja la grasa hasta rellenar los huecos vacíos del contorno de ojo, haciéndose visible en forma de bolsas.

Además del envejecimiento, las bolsas de los ojos pueden ser el resultado de otros factores:

  • Consumo excesivo de sal

  • Deshidratación

  • Alergias

  • Fatiga

  • Tabaco

  • Estrés

  • Factores hereditarios

  • Problemas en los senos paranasales

 

Los ojos hinchados o bolsas: ¿Cuándo se consideran una afección médica?

Las bolsas u ojos hinchados no siempre son consecuencia de la genética, la deshidratación o el consumo excesivo de sal. Concretamente cuando la hinchazón aparece repentinamente, puede advertirnos de una dolencia médica subyacente.

Una de las afecciones médicas que puede dar lugar al desarrollo de una inflamación de los tejidos y músculos alrededor del ojo es la oftalmopatía tiroidea. Esta afección, también conocida como oftalmopatía de Graves-Basedow, en honor a los médicos que la descubrieron, significa que el sistema inmune del paciente actúa contra ciertas células, en este caso contra los tejidos del contorno del ojo.

Una infección ocular como la conjuntivitis también puede dar lugar a una inflamación en la zona. Notarás los párpados más hinchados y las ojeras más marcadas. Este tipo de infección ocular, al igual que síndrome del ojo seco, afecta directamente la zona de los párpados.

 

Tratamiento ante las ojeras y las bolsas en los ojos

Antes de poder eliminar o reducir las ojeras y las bolsas, es imprescindible identificar la causa subyacente del problema.

Si alguno de tus padres tiene el mismo problema, lo más seguro es que hayas heredado los rasgos de la familia y por tanto deberás de considerar opciones estéticas para poder reducir las bolsas en los ojos. Algunas personas utilizan las cremas antihemorroidales como solución casera ante las bolsas, sin embargo, utilizar este tipo de cremas conlleva riesgos. Si por algún caso, el producto entrase en contacto directo con el ojo, podrías experimentar una inflamación grave conocida como conjuntivitis química.

Antes proceder con cualquier tipo de remedio casero es conveniente consultar a un profesional del cuidado ocular para conocer los riesgos y recibir el mejor tratamiento posible.

A continuación, te listamos una serie de remedios temporales que pueden ayudarte a reducir los problemas en el contorno del ojo de forma segura:

  • Usar gotas o colirios para tratar los efectos de la alergia

  • Aplicar compresas frías sobre los párpados

  • Reducir el consumo excesivo de sal

  • Beber abundante agua

  • Comer alimentos ricos en potasio como el plátano

  • Descansar

  • Utilizar cremas específicas para aplicar en el contorno del ojo