Es bien sabido que fumar es perjudicial para nuestra salud y aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares o cáncer, pero pocos conocen el efecto negativo que tiene el tabaco sobre la vista.

Cómo afecta el tabaco a la vista

 

Fumar también afecta la vista

El tabaco también puede afectar la salud de nuestros ojos y, en consecuencia, la calidad de visión. Aunque muchos de los problemas provocados por el tabaco, como el síndrome del ojo seco, pueden ser reversibles, fumar también puede causar daños oculares más graves e irreversibles.

A día de hoy el tabaco es uno de los mayores problemas de salud pública y debemos de ser conscientes de que sus consecuencias no se limitan tan solo a los pulmones, los ojos también pueden sufrir sus consecuencias.

 

¿Cómo afecta el tabaco a la vista?

El tabaco es extremadamente tóxico para el organismo, contiene hasta 4.000 compuestos activos, incluyendo alquitrán, monóxido de carbono y metales pesados. Cuando inhalas el humo del cigarro todas estas sustancias tóxicas pasan a través de los pulmones al torrente sanguíneo. La sangre reparte las sustancias tóxicas del tabaco por todos los órganos del cuerpo, incluidos los ojos. El globo ocular, concretamente el funcionamiento de las capas retinianas, se ven perjudicadas al haber un menor riego sanguíneo.

Si bien las personas fumadoras tienen el riesgo de presentar problemas de visión, los fumadores pasivos también pueden sufrir las consecuencias del tabaco. Al estar alrededor de fumadores, de algún modo estás inhalando todas las sustancias tóxicas del tabaco. Aunque esto sea a menor medida, el daño sigue produciéndose.

 

Problemas que provoca el tabaco en la vista

Síndrome del ojo seco

La exposición al humo del cigarro puede irritar y secar nuestros ojos. Esto es lo que se conoce como síndrome del ojo seco. Un problema ocular que se caracteriza por la insuficiencia de lágrimas de calidad en la superficie del ojo, necesarias para mantenerlo protegido y sano. Fumar tabaco es un irritante ocular incluso entre los fumadores pasivos, pero en el caso de los fumadores, tienen incluso el doble de probabilidades de sufrir el síndrome del ojo seco.

Para saber más sobre el síndrome del ojo seco, las causas, el tratamiento o los síntomas, te invitamos a leer este artículo

 

Cataratas

Las cataratas provocan más problemas oculares que cualquier otra condición o enfermedad, y las probabilidades de padecerlas aumentan a partir de los 40 años. Cuando el cristalino pierde su transparencia, los rayos de luz no penetran con normalidad hasta la retina, lugar donde se forman las imágenes. La opacidad del cristalino se traduce en una pérdida progresiva de la visión, y esto se conoce como cataratas.

Pero el riesgo es más alto en fumadores, el tabaco duplica las probabilidades de formación de caratas. Esto se debe, por un lado, a la exposición de los ojos a las sustancias tóxicas del humo y, por otro lado, a la liberación de elementos químicos en los pulmones que, a través del torrente sanguíneo, llegan a todos los órganos del cuerpo, incluido los ojos. La perdida de visión producida por las cataratas se debe a la disminución de nutrientes y antioxidantes que genera el humo, y que son responsables de mantener la principal característica del cristalino, la transparencia.

¿Quieres saber más a cerca de las cataratas? Entra aquí

 

Degeneración macular (DMAE)

La degeneración macular es una patología retiniana que afecta a nuestra visión central, necesaria para realizar actividades como leer o escribir. Es un problema que afecta a aproximadamente 700.000 personas en España, y el número de afectados aumenta con la edad.

La mácula, que ocupa el 5% de la retina, se deteriora debido a un proceso de oxidación producido por las sustancias químicas del tabaco. Varios estudios coinciden en que fumar puede triplicar el riesgo de desarrollar degeneración macular. Sucede lo mismo con los fumadores pasivos, pero a en menor medida.

El dato positivo es que fumar es el mayor factor de riesgo controlable asociado a la degeneración macular. Esto significa que dejar de fumar, independientemente de la edad, puede reducir significativamente el riesgo de dañar la vista por degeneración macular.

La vista: Cómo afecta el tabaco

 

Uveítis

La uveítis consiste en una inflamación en el interior del ojo que afecta a las capas de la úvea: iris, cuerpo ciliar y coroides. Es una enfermedad grave, responsable del 10% de los casos de ceguera en países desarrollados. La uveítis afecta a estructuras vitales del globo ocular y si no se trata puede acabar en complicaciones tales como cataratas, glaucoma y desprendimiento de retina.

Fumar parece estar estrechamente vinculado con el desarrollo de la uveítis, lo que hace que los fumadores sean más propensos a padecer esta enfermedad que afecta tanto a jóvenes como a pacientes de mediana edad.

 

Retinopatía diabética

Fumar es uno de los factores de aparición de una de las patologías que puede causar ceguera, la retinopatía diabética. Ocurre cuando los elevados niveles de glucemia provocan que los vasos sanguíneos en la retina empiecen a presentar obstrucciones y aumento de permeabilidad. En etapas más avanzadas del problema, se produce una proliferación de vasos sanguíneos anómalos que dan lugar a hemorragias.

La acumulación de sangre en el espacio vítreo hace que pierda su transparencia, causando así una disminución de la visión.

Fumar puede aumentar el riesgo de padecer diabetes y duplicar las probabilidades de desarrollar retinopatía diabética.

 

Cómo prevenir los efectos del tabaco en la vista

Si fumas, el paso más importante es dejar de fumar. Cambiar tus malos hábitos puede disminuir considerablemente el riesgo de sufrir degeneración macular y cataratas.

En el caso de ya padecer degeneración macular, dejar de fumar puede disminuir que el problema continúe avanzando. Acabar con este hábito es una decisión que trae beneficios para tu organismo y salud visual. Pero también es importante adoptar otra serie de hábitos saludables para mantener tu visión en las mejores condiciones posibles:

  • Hacer ejercicio con regularidad

  • Mantener una dieta equilibrada y variada

  • Proteger los ojos del sol usando gafas de sol de calidad

  • Mantener niveles normales de presión arterial y colesterol