La ptosis es la caída del párpado superior, que puede afectar a la visión e impedir el desarrollo de la capacidad visual en los más pequeños. En el 75% de los casos afecta a ambos ojos y puede afectar el campo de visión tanto de adultos como de niños ¿Por qué surge? ¿Cómo puedes tratarlo?

¿Qué es la ptosis?

La ptosis palpebral o blefaroptosis es un término que se utiliza para hacer referencia a la caída del párpado superior de uno o ambos ojos. Puede que la caída del parpado sea leve o, por lo contrario, que cubra la totalidad de la pupila, bloqueando el campo de visión del paciente parcial o totalmente.

La ptosis puede afectar tanto a niños como a adultos, pero en la mayoría de los casos, el problema se debe al envejecimiento, y en el 75% de los pacientes afecta a ambos ojos.

Si esta situación se produce durante la infancia, la ptosis palpebral puede desarrollar otros problemas visuales a consecuencia de no poder abrir el ojo con normalidad en un momento crucial del desarrollo visual. Debido al blefaroptosis, el ojo afectado no recibe los estímulos necesarios para desarrollar todo su potencial.

La caída de párpado debe de ser diagnosticada por un profesional, no solo para reducir signos estéticos, también para evitar más problemas visuales.

 

¿Cuál es la causa de la ptosis o caída del párpado?

La caída del párpado en adultos suele ser un problema asociado al envejecimiento, traumas, o enfermedades asociadas al músculo elevador, encargado de levantar los párpados. Sin embargo, la ptosis palpebral infantil suele ser congénito y tiende a estar relacionada con un mal desarrollo de este músculo.

Podemos clasificar tipos de ptosis en función de su origen:

  • Ptosis Miogénica: El músculo elevador no realiza con normalidad su función y como consecuencia, el parpado superior no consigue mantenerse totalmente abierto.

  • Ptosis Mecánica: En este caso, el problema se origina por un quiste o tumor en el párpado provocando su caída “mecánica”.

  • Ptosis Neurógena: Este tipo de ptosis se caracteriza por la falta de estimulo nervioso en el músculo elevador. Es más común entre los niños.

  • Ptosis Aponeurótica: Es la más común de todas, y está asociada al envejecimiento de los tejidos palpebrales y del músculo elevador. El músculo se afloja con la edad provocando la caída del párpado.

En algunos casos, la caída del párpado aparece de forma esporádica. Es importante acudir a un especialista para realizar los exámenes y exploraciones pertinentes para descartar patologías graves.

 

Síntomas de la ptosis

El síntoma más claro es el párpado caído de uno o ambos ojos, y según la severidad del problema, puede que el afectado pierda el campo de visión. En ocasiones, el paciente tiende a inclinar la cabeza hacia atrás para tratar de levantar los párpados y ver.

Además, la ptosis puede confundirse con la dematocalasia, una afección del tejido que da lugar a un exceso de piel en el párpado superior.

Resumiendo, podemos decir que lo principales síntomas de la ptosis palpebral son:

  • Caída del parpado superior que cubre parte de la pupila

  • Reducción del campo de visión

  • Necesidad de inclinar la cabeza hacia atrás o incluso levantar el párpado con el dedo para poder ver

 

Parpado caído

 

Tratamiento para los parpados caídos

Por lo general, el tratamiento para los parpados caídos es quirúrgico. El procedimiento sirve para tensar el músculo y levantar así el párpado, proporcionando mejor visión. En los casos más graves, se utilizan los músculos de la frente como sustitutos de los elevadores, y así fijar los párpados por debajo de la ceja.

 

Ptosis palpebral infantil

Los niños que nacen con este problema deben de someterse a un procedimiento quirúrgico con el fin de poder desarrollar su capacidad visual con normalidad. Aunque el problema sea leve, es necesario que el niño acuda a un profesional de la visión de forma rutinaria para evitar posibles problemas en la visión. De no tratarse, puede que el niño desarrolle ambliopía (ojo vago).