La higiene se define como la parte de la medicina que tiene como objetivo la conservación de la salud y la prevención de enfermedades

Por lo que la higiene visual no trata de mantener los ojos limpios, sino que intenta evitar que nuestros ojos estén sometidos a un exceso de cansancio que pueda causar problemas oculares con el paso del tiempo. Debemos tener en cuenta una serie de pautas que sirven para corregir rutinas que perjudican nuestra salud ocular. Es importante también, se tengan o no problemas de visión, acudir a un especialista para realizar revisiones ocasionales.

La importancia de la luz y del ambiente. Nuestros ojos trabajan mucho más cuando desarrollamos tareas con una iluminación baja, provocando así, una gran tensión ocular. Por este motivo es indispensable utilizar una buena iluminación mientras leemos un libro, vemos la TV o hacemos uso del ordenador.

Posturas corporales correctas. La posición perfecta para leer o trabajar con el implica mantener el cuerpo y la cabeza rectos y los pies apoyados en el suelo. Solemos leer estirados, en la cama o en el sofá y eso provoca que torzamos nuestro cuello y creemos tensiones que afectan negativamente a nuestro organismo.

Exceso de ordenador = Pausas. Nuestros ojos necesitan descansar, por eso es recomendable realizar pausas de entre 5 y 10 minutos por cada hora de trabajo. También es enfocar periódicamente a algún objeto lejano para poder relajar la visión.

Distancia. Se recomienda mantener una distancia de 30-45 cm entre nuestros ojos y el objeto de uso (Tablet, libro, ordenador…).

Prohibido forzar la vista. Es normal que después de mucho rato trabajando, leyendo o viendo la TV nuestros ojos se cansen. Es importante que dejemos descansar nuestra vista y no intentemos forzarla más de lo normal.


Fuentes:
10 Consejos de higiene visual