¿Alguna vez has notado unas pequeñas protuberancias blancas alrededor del ojo? Es lo que conocemos como milia o quistes de milium. Aunque a simple vista parezcan granos e intentemos eliminarlos como tal, seguramente habrás notado que resulta imposible deshacerte de ellas. ¿Qué debes de hacer?

El acné miliar es muy común en los bebés recién nacidos, pero también pueden aparecer entre las personas más jóvenes y adultas ¿Qué lo causa? ¿Existe tratamiento? ¿Cómo afecta al ojo?

¿Qué son los quistes de milium o acné miliar?

Los quistes milium o la milia, son pequeñas protuberancias blancas o amarillas de aproximadamente 1mm de diámetro que tienden a aparecer de forma espontánea en la superficie de cara, especialmente alrededor de los ojos, mejilla y barbilla, aunque entre los adultos pueden afectar también otras partes del cuerpo.

La milia no causa ningún tipo de malestar, ni daño ocular, sin embargo, muchos afectados lo consideran una molestia desde el punto de vista estético. Y es que los quistes de millium pueden tardar años en desaparecer.

 

¿Qué causa los quistes de milium?

La milia deriva de los “folículos pilosebáceos”, es decir, los poros de la piel que da crecimiento al vello. Aunque se desconoce la causa exacta de estas pequeñas protuberancias, los dermatólogos creen que la obstrucción de estos folículos por acumulación de células muertas de la piel y queratina, son la causa principal de los quistes milium.

Además, la milia puede aparecer de forma repentina, especialmente entre los adultos tras un daño o enfermedad de la piel. Puede ser el caso de quemaduras superficiales, uso prolongado de cremas con esteroides, el consumo de ciertos fármacos o largos periodos de exposición al sol.

 

Tipos de milia

Podemos clasificar diferentes tipos de milia según la edad a la que aparecen o la lesión que lo origina:

  1. Milia neonatal: Este tipo de milia aparece aproximadamente en el 40% de los recién nacidos y desaparece de forma natural a las pocas semanas.

  2. Milia juvenil: afección ligada a condiciones genéticas relacionadas con:

    1. El síndrome de Gardner

    2. El síndrome de carcinoma de células basales

  3. Milia primaria: son quistes de milium que puede afectar tanto a adultos como a niños sin tener problemas de piel, y pueden durar semanas, incluso meses.

  4. Milia en placa: Es el acné miliar que tiende a afectar a las mujeres de mediana edad, especialmente en la zona de los párpados y mejilla. Este tipo de milia puede estar relacionada al lupus, una enfermedad autoinmune.

  5. Milia traumática: Son aquellas erupciones que aparecen tras sufrir alguna lesión en la piel. Lo más habitual son las quemaduras y las erupciones. La piel alrededor de estas protuberancias puede irritarse.

  6. Milia asociada a medicamentos: El uso de cremas con esteroides o el consumo prolongado de determinados medicamentos puede provocar acné miliar en la zona alrededor del ojo. Sin embargo, los casos de milia por medicamentos tópicos no son muy comunes.

 

Tratamiento para el acné miliar

En el caso de los bebés recién nacidos, la milia o quistes de milium no requieren de ningún tratamiento, ya que los quistes desaparecen al poco tiempo. Sin embargo, cuando la afección se da en personas más adultas, el problema puede durar años, y aunque el acné miliar no suponga ninguna molestia o problemas oculares, existen tratamientos con fines cosméticos capaces de eliminarlos.

Cuando la milia se encuentra en la zona del ojo, debemos de evitar por completo apretar los quistes como si fuesen granos. Lo más probable es que no consigas eliminarlos y la piel de su alrededor se rompa, generando cicatrices.

Los quistes que aparecen alrededor del ojo son más difíciles de eliminar y de que desaparezcan de forma natural. En estos casos, es imprescindible acudir a un oftalmólogo o dermatólogo especializado en tratamientos cosméticos relacionados con el ojo. El especialista podrá recomendarte la mejor solución estética para eliminar los puntos blancos de la zona.

Otros procedimientos para eliminar el acné miliar incluyen el peeling químico, la ablación láser, crioterapia (terapia de frío) y la diatermia (terapia de calor).

En cambio, el acné miliar que aparece alejado del ojo puede eliminarse fácilmente en casa con una aguja esterilizada.

 

¿La milia se puede evitar?

Al no saber con exactitud la causa de esta afección, es complicado saber que hábitos podemos aplicar en nuestro día a día para evitar los quistes de milium. Sin embargo, los dermatólogos coinciden en llevar una buena rutina de higiene facial que ayuden a mantener y a mejorar la salud de tu piel. Además, evitar el uso excesivo de maquillaje o cualquier producto cosméticos que pueda obstruir los poros y folículos de la piel, puede ayudar a prevenir la formación de quistes de milium alrededor de los ojos.