¿Percibes pequeños puntos o líneas que se mueven y no te permiten ver con claridad? Estos cuerpos flotantes son las miodesopsias, también conocidas como “moscas flotantes”, un problema visual común que se manifiesta por la visión de puntos negros que no existen en el campo óptico real.

¿Qué son?

Las miodesopsias son diminutos cuerpos de sustancia gelatinosa que se forman en el humor vítreo, gel transparente que ocupa la cavidad interna del ojo. Con el paso de la luz proyectan su sombra sobre la retina como un conjunto de manchas y filamentos que se desplazan con el movimiento ocular, siendo prácticamente imposible mirarlos directamente.

Por lo general, se suelen percibir mejor cuando fijamos la vista en superficies de tonos claros, como puede ser en el caso de la lectura, o en superficies con mucha luz. Son muy frecuentes, sobre todo entre los miopes y pacientes que han sido operados de cataratas. La mayoría de las personas consiguen adaptarse a estas manchas, hasta el punto de olvidarse de ellas.

 

¿Por qué aparecen?

Por lo general, las moscas flotantes se producen por condensaciones de las fibras de colágeno del humor vítreo, muy común entre la población con miopía. Además, entre la población adulta, el humor vítreo tiende a reducirse, provocando que el vítreo se separe de las paredes internas del globo ocular. Esto se conoce como desprendimiento de vítreo (DVP), y uno de sus síntomas es el aumento de las moscas flotantes.

La mayoría de las veces no supone ningún riesgo, a excepción de las molestias que provocan, pero aproximadamente el 3% de los casos puede presentar un desgarro retiniano a raíz de la tracción que ejerce el vítreo sobre la retina en el momento en el que ésta se desprende.

 

¿Qué debo hacer?

Son muchos los casos en el que las moscas volantes disminuyen e incluso llegan a desaparecer en pocas semanas. Si su visión persiste, no existe ningún tipo de medicación que consiga eliminarlas por completo. Sólo en el caso de ser muy mal toleradas, una cirugía llamada vitrectomía puede acabar con ellas.

Ya que las miodesopsias no se pueden prevenir, con el objetivo de detectar precozmente cualquier complicación, resulta importante acudir a un experto en la salud visual ante cualquier aparición de moscas volantes o destellos luminosos.